English Version

Conoce la historia de este Monumento Nacional construido en 1910 para conmemorar el Centenario de la república.

Memoria Visual de una Estacion Ferroviaria

A principios del siglo XX, Chile se preparaba para celebrar sus primeros cien años de Independencia, generándose un ambiente nacional de grandes expectativas, sensación de entrada a la madurez cívica y una imperiosa necesidad de expresar la alegría festivamente.

Era un momento histórico para el país y muy significativo para Santiago, ciudad que concentraría la conmemoración del Centenario, cuyo impulso fue cambiar la forma de vida urbana, poniendo todos los esfuerzos en mejorar la ciudad, embellecer su entorno, hacer seguras sus calles, construir obras públicas, mejorar su infraestructura.

Esta idea sumada a la certeza que Santiago,escenario principal del país debido a la transformación social que produjo el auge del salitre, necesitaba un nuevo terminal ferroviario, fue el motor que inicia el proyecto de construcción de la nueva estación de trenes en 1905, bajo el gobierno del Presidente de la República Pedro Montt.

A cargo del arquitecto chileno radicado en Francia, Emilio Jecquier, la imponente belleza y estilo neoclásico de la Estación Mapocho, fue el sello de este espacio, el más importante y de mayor conectividad del país.

Emplazada en el histórico Barrio Mapocho, punto principal de comercio y encuentro ciudadano, la estación de trenes expandió el horizonte de los chilenos. Desde ella se podía llegar a lejanos lugares, cruzar el desierto hasta la ciudad de Iquique y también la frontera, por medio del Ferrocarril Trasandino, para llegar a Mendoza y Buenos Aires.

Cientos de miles de personas tuvieron la experiencia de viajar, encontrarse y despedirse en la estación, quedando la imagen de este edificio en su memoria para siempre, pasando a ser parte de su vida, historia, cultura personal y colectiva. En 1976 la Estación Mapocho fue declarada Monumento Nacional. En 1987 deja de funcionar como estación de trenes, quedando en desuso y abandono.