Orquestas juveniles: clásicas melodías en Centro Cultural Estación Mapocho.

  • diciembre 2016
  • Publicado por Prensa CCEM
  • 0 Comentarios
  • Actualmente, la fundación de Orquestas Juveniles e Infantiles realiza sus ensayos de orquesta en la Sala de las Artes del Centro Cultural Estación Mapocho.

‘’El poder ensayar y estar en un edificio que tiene una historia tan importante, es absolutamente sobrecogedor. Es un espacio permanente de cultura y yo personalmente me siento muy satisfecho y afortunado con los espacios que se nos han entregado para ensayar y desarrollar el curso de dirección’’, así describe su experiencia Salvador Pizarro, arpista de la Orquesta Sinfónica Estudiantil Metropolitana (OSEM).

Durante este año 2016, Centro Cultural Estación Mapocho ha sido, nuevamente la sede de los ensayos de la Fundación de Orquestas Juveniles e infantiles de Chile (FOJI), en el marco de su acuerdo de colaboración cultural.

En esta oportunidad, los alumnos de la OSEM y Orquesta Sinfónica Nacional Juvenil (OSNJ) han podido participar de la clase de dirección orquestal, impartida por el maestro Rodolfo Fischer, oportunidad en la que los alumnos han disfrutado de la experiencia de dirigir a sus propios compañeros.

‘’A nivel musical, podemos ver que cada integrante que participa en la dirección de la orquesta, va entregando herramientas nuevas para que todos podamos ir desarrollándonos musicalmente. Cada persona va tocando la misma pieza, pero con distintas tonalidades, distintas intensidades, y eso nos permite tener una mayor variedad sobre un repertorio, ver las distintas versiones que tiene cada uno y así poder desarrollarnos mejor como músicos’’, comenta Tamara Navarrete, jefe de violín segundo de la OSNJ.

Rodolfo Fischer, ex director residente del Teatro Municipal de Santiago y profesor de dirección orquestal en la Musik-Akademie de Basilea, en Suiza, destaca la frescura que aporta el trabajo de los jóvenes a un rubro tan exigente como lo es la música.

‘’Para los jóvenes todo es nuevo, están descubriendo una obra por primera vez, ven a su profesor mostrarles una pieza por primera vez, se llenan de orgullo con tan solo estar sentados mirando. Sin embargo, los adultos profesionales van a su trabajo, van a los ensayos y se comprometen desde un nivel más intelectual en resolver las problemáticas de cada obra, para poder hacer esta entrega emocional colectiva del trabajo realizado. Son niveles de emocionalidad distintos, pero igual de poderosos’’. Explica Fischer.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *